¿Sabes reconocer cuáles son los alimentos funcionales? - metodoamaro.com

¿Sabes reconocer cuáles son los alimentos funcionales?

por María Amaro

Normalmente consumimos los alimentos sin prestar atención a si son funcionales o no, pero después de leer este post, estarás muy atento a lo que te pueden aportar determinados productos y valorar los beneficios que pueden tener para tu salud.

Los alimentos funcionales son aquellos que, además de aportar nutrientes a nuestro organismo, tienen alguna acción fisiológica que es beneficiosa y recomendable para nuestra salud.

Se dividen en dos tipos:

  • Alimentos que por sí mismos contienen determinados minerales, vitaminas, ácidos grasos o fibra alimenticia. Por poner un ejemplo, la dieta mediterránea se puede considerar funcional dado que se ha demostrado que mejora las funciones del organismo con acciones positivas para la salud. También las frutas, verduras y hortalizas pueden considerarse funcionales dado que su consumo aporta beneficios para la salud y previenen de enfermedades.
  • Por otro lado, también denominamos alimentos funcionales a aquellos a los que se le han añadido (o eliminado en según qué casos) sustancias biológicamente activas como fitoquímicos, antioxidantes o los probióticos que tienen cultivos vivos de microorganismos beneficiosos para la salud.

¿Qué características deben cumplir los alimentos funcionales?

No debemos confundir los alimentos funcionales con los suplementos alimenticios o dietéticos. Las características fundamentales que deben cumplir para considerarse funcionales son:

  • Es un alimento convencional, de uso diario. No son cápsulas, ni comprimidos.
  • Se ingieren como parte de una dieta habitual. 
  • Son componentes naturales (aunque se encuentren en cantidades no habituales ara ese productos o en alimentos que habitualmente no lo llevan –ejemplo el pan enriquecido con vitamina C o los huevos con Omega 3).

¿Cuándo son necesarios los alimentos funcionales?

Los alimentos funcionales son más útiles en unas etapas de la vida que en otras: embarazadas y niños, estados carenciales, alergias o intolerancias a determinados alimentos, personas con riesgo de enfermedades cardiovasculares, osteoporosis, etc.

En la infancia y adolescencia, dado que son periodos de desarrollo esquelético, es importante la ingesta de alimentos que aporten calcio, vitamina D y C.

En el embarazo es importante la ingesta de alimentos ricos en ácido fólico para el desarrollo del tubo neural del bebé.

En cualquier otra etapa de la vida son importantes los alimentos ricos en ácidos grasos omega 3 y omega 6 para prevenir enfermedades cardiovasculares,  prebióticos muy importantes para la función inmune, hierro, zinc o yodo importantes para el desarrollo cognitivo y psicomotor.

You may also like

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.