Sabemos todo sobre la celulitis pero.... ¡¡Podemos aprender mucho más!! - metodoamaro.com

Sabemos todo sobre la celulitis pero…. ¡¡Podemos aprender mucho más!!

por María Amaro
Imagen

​No está considerada como enfermedad la realidad es que la padecen el 90 % de las mujeres, (siendo mucho menos frecuente en hombres) y preocupa de tal manera que puede afectar la autoestima de las personas dado que es antiestético y no está aceptada dentro de los cánones de belleza de hoy en día. Sin embargo hay medidas que podemos tomar para retrasar su aparición o, en el caso de que ya esté ahí, combatirla. 

En este post he querido recoger los factores que intervienen en su aparición y algunas recomendaciones que os ayudarán.


¿Qué es la celulitis?

La celulitis es una hipertrofia de las células adiposas que se encuentran en la epidermis y es provocada por un desequilibrio entre el proceso de lipogénesis (la capacidad de generación de grasa) y lipólisis (la capacidad de eliminación de grasa).

Esta hipertrofia hace que las células acumulen más grasa de la que eliminan, endureciéndose así las fibras de colágeno y aumentando la retención no solo de agua sino también de toxinas.

Esto hace que en determinadas zonas del cuerpo (especialmente en los muslos, abdomen, caderas, glúteos, cara interna brazos y flancos) se formen nódulos adiposos de grasa que hacen que  la superficie de la piel sea irregular, con pequeños bultos y hoyosa. Además la piel pierde firmeza y estabilidad y tiene un aspecto comúnmente conocido como “piel de naranja“.

La celulitis es un proceso lento, de varios años de duración y que va pasando por varios estadios. Una mala circulación sanguínea produciría retención de agua y toxinas favoreciendo el edema y la aparición de la temida “piel de naranja”.

Las hormonas sexuales son las que determinan el diferente reparto de células grasas entre hombres y mujeres.   Tiene un origen hormonal y de ahí que la padezcan un 90% de las mujeres y tenga menor incidencia en los hombres.

Tipos de celulitis

Según la extensión

  • celulitis generalizada: este tipo de celulitis se observa, en la mayoría de los casos,  solo  en mujeres obesas con una alta ingesta calórica diaria de grasas y nada de ejercicio. Aparece ya en la adolescencia, en el desarrollo de la niña (en la pubarquia) y se mantiene en el tiempo salvo que la paciente tome medidas al respecto.
  • Celulitis localizada: es aquella que solo se presenta en determinadas zonas del cuerpo y que variará según el sexo, así por ejemplo, en mujeres se localiza frecuentemente en: muslos, cara interna de las rodillas, abdomen, glúteos y caderas. Mientras que en los hombres se localiza en: abdomen inferior y flancos.

Según las características de la celulitis

  • Celulitis blanda o flácida: se caracteriza por el aspecto de piel de naranja en las personas afectadas de manera mucho más exagerada y evidente que la celulitis dura con lo cual, es mucho más visual y antiestética. La zona afectada presenta un aspecto flácido y más visible todavía durante el movimiento. Posee un relieve irregular y no es nada dolorosa. Es la típica celulitis que aparece con los cambios bruscos de peso. Este tipo de celulitis se presenta en la mayoría de los casos en mujeres mayores de 35 años y principalmente obesas que realizan poco o nada de ejercicio. La celulitis blanda es mucho más difícil de eliminar y se localiza por lo general en la zona de los glúteos, piernas, abdomen, brazos y espalda.
  • Celulitis dura: este tipo de celulitis se ve con mayor frecuencia en mujeres jóvenes, deportistas y bailarinas. Se caracteriza por la presencia de una piel dura al tacto, los nódulos se acolchan y se marcan sin necesidad de presionar con la mano. Es más espesa y compacta y ésta si puede ser dolorosa.  Se localiza principalmente en la zona de los muslos y los glúteos. Este tipo de celulitis también se manifiesta con una piel de naranja, pero a diferencia del tipo blando, la zona afectada no está flácida ni siquiera con el movimiento. Es un tipo de celulitis más fácil de tratar y con mayores posibilidades de éxito.
  • Celulitis edematosa: se caracteriza por localizarse en las piernas y comparte características con la celulitis blanda y con la compacta. En algunas pacientes puede resultar dolorosa al tacto y puede producir hinchazón en las piernas. Es el tipo de celulitis menos frecuente pero de más fácil tratamiento.

¿Qué favorece la aparición de la celulitis?

  • La predisposición hormonal: claramente el factor más importante. Pero además están los cambios en la actividad de las hormonas femeninas (estrógenos) que ocurren en determinados momentos como: la pubertad, el embarazo, la menopausia, o durante la toma de anticonceptivos orales. Estos momentos pueden contribuir a que aparezca o empeore.
  • Factor hereditario: las mujeres con antecedentes familiares de obesidad y celulitis tendrán mayor predisposición a padecerla.
  • Factores raciales: mayor incidencia en raza blanca y negra.
  • La falta de ejercicio no ayuda a una mejor circulación sanguínea con la consiguiente aparición de la celulitis.
  • La depresión o el estrés son factores que también pueden afectar en la aparición de la celulitis.
  • Alimentación: una mala alimentación, con una ingesta de alimentos hipercaloricos, con grasas saturadas y un exceso de sal también predispone a sufrir este problema.
  • Determinadas enfermedades tiroideas, hepáticas digestivas o el estreñimiento.
  • Determinados fármacos. Como anticonceptivos o corticoides.
  • Factores secundarios:  uso de tacones altos, ropa ajustada o que no transpire bien, mucho tiempo de pie, el tabaco, alcohol y malas posturas corporales pueden influir en la aparición de celulitis.

¿Podemos hacer algo?

La aparición de la celulitis depende de cada persona y es un proceso crónico que progresa con el tiempo pero donde podemos actuar para prevenir o reducir su evolución:

  • Alimentación saludable  hacer una alimentación variada pero en la que incluyamos algunos alimentos que nos ayuden a eliminar esa celulitis: frutas como los cítricos; verduras como las espinacas, el apio, el puerro; proteínas como el pescado blanco, todo ello con el objeto de eliminar toxinas y líquidos retenidos. Pero no por ello debemos dejar de lado el resto de grupos de alimentos de nuestra dieta como pueden ser las carnes, el arroz o las legumbres…. Siempre debemos deja guiar nuestra alimentación a un especialista que será quien nos proponga unos hábitos de vida saludables adecuados a nuestro problema en el momento actual y teniendo en cuenta su progreso en el tiempo.
  • Realizar actividad física: recordemos que el sedentarismo favorece la aparición de celulitis. Conseguir marcarnos una rutina diaria de ejercicio, el que sea en función, de nuestros gustos, sexo, patología y edad. Caminar ayuda a mantenerse saludable y en forma además de evitar la acumulación de grasas y en consecuencia, disminuye la probabilidad de formación de celulitis. Otro ejercicio muy efectivo es subir escaleras: tonifica los músculos, evita la acumulación de grasa en piernas y glúteos y favorece la circulación sanguínea y linfática. Los ejercicios que ejercitan especialmente las piernas y los glúteos (zonas donde suele acumularse la grasa en mayor medida) son muy recomendables.
  • Hidratación abundante: beber 2 litros de agua al día favorece la eliminación de toxinas
  • Disminuir la ingesta de alcohol
  • Evitar fumar: la nicotina, uno de los componentes del tabaco, reduce la oxigenación de las células y esto favorece la aparición de celulitis.
  •  Reducir el consumo de café: la cafeína es un vasoconstrictor y disminuye la oxigenación celular favoreciendo la aparición de celulitis.
  •  Evitar el uso de ropa ajustada: ya que se entorpece el retorno venoso y linfático y la correcta oxigenación de los tejidos.
  • Alternar el uso de agua caliente con agua fría esto activa la micro circulación

Tratamientos

Existen varios tratamientos invasivos para casos extremos pero actualmente con medidas preventivas, buena alimentación y gracias a tratamientos no invasivos  como la mesoterapia se obtienen resaltados espectaculares sin someter al paciente a riegos ni a terapias dolorosas.

La mesoterapia

La Mesoterapia es un tratamiento corporal que consiste en la administración intradérmica de fármacos específicos que disminuyen la grasa localizada, eliminan la celulitis y reafirman la zona tratada. Los resultados son altamente efectivos, especialmente cuando se combina con el ejercicio físico.

Cómo es el tratamiento de mesoterapia:

Las sesiones de mesoterapia duran entre 10-15 minutos cada una. Se trata de microinyecciones que no provocan molestia alguna. Al inicio del tratamiento son necesarias varias sesiones con una frecuencia semanal, estableciendo posteriormente unas sesiones de mantenimiento espaciadas en el tiempo según la evolución.  

En caso de sobrepeso, aconsejamos asociarlo a un plan alimenticio y, por supuesto, a ejercicio físico ya que se logran resultados espectaculares.

Beneficios de la mesoterapia:

  • Mayor oxigenación de los tejidos.
  • Estimulación de la lipólisis (ayuda a la disolución de la grasa).
  • Activación de la circulación local.
  • Alteración de la permeabilidad de las paredes celulares de los adipocitos, facilitando así la liberación de su contenido graso.

Dra. Amaro

You may also like

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.