Qué son las«cartucheras» y por qué no son tan malas como parecen - metodoamaro.com

Qué son las«cartucheras» y por qué no son tan malas como parecen

por María Amaro
  • La acumulación de grasa en la zona de los muslos es más frecuente en las mujeres porque su origen es hormonal

Esa acumulación de grasa en la parte lateral superior externa de los muslos que suele descompensar la silueta en mayor o menor medida pues crea una desproporción entre el perímetro de la zona de los hombros y el de la cadera se conoce popularmente se conoce como «cartucheras». Suele darse mayoritariamente en las mujeres pues, según explica la Dra. María Amaro, autora del Método Amaro para el adelgazamiento, su origen es hormonal. «Los estrógenos impiden que el organismo queme las calorías sobrantes después de comer y son éstas las que se acaban convirtiendo en grasa acumulada, también llamada grasa circulante», detalla.

En realidad la Dra. Amaro explica que esta acumulación de grasa o «cartucheras» es beneficiosa para una futura maternidad y también para la protección de los huesos de la cadera. Eso sí, la experta aclara que este posible beneficio se da si las «cartucheras» aparecen de manera natural y no porque tengamos desórdenes alimenticios, sedentarismo o malos hábitos. Según afirma, esta grasa se acumula de forma natural como respuesta al instinto del organismo que lleva a hacer acopio de aquello que pueda convertirse en energía si el cuerpo lo necesita en caso de embarazo. Esto explica el hecho de que cuando se acaba la época fértil de la mujer ese tejido adiposo se traslade más bien hacia el abdomen o a los brazos.

Lo que influye en la acumulación de grasa

Además de los factores genéticos, los malos hábitos alimenticios, el sedentarismo y los problemas de circulación o de retención de líquidos son algunos de los aspectos que podrían influir en la aparición de las temidas «cartucheras» según afirma la Dra. Amaro.

Una dieta alta en grasas saturadas y en azúcares puede agravar el problema tanto como la falta de ejercicio. De hecho, según explica la experta, el sedentarismo aumenta las posibilidades de padecer problemas de grasa localizada y de celulitis en los muslos. «Pasar muchas horas sentada, llevar a menudo prendas ajustadas o tener trabajos sedentarios son algunas de las causas más frecuentes», comenta.

Es cierto que, tal como revela la doctora, los factores genéticos cuentan cada día con mayores evidencias científicas que demuestran que los genes determinan una mayor predisposición a desarrollar este tipo de problemas. Pero esto no quiere decir, tal como propone, que no sea posible poner los medios necesarios para prevenir o paliar en la medida de lo posible la aparición de las «cartucheras». Si hablamos de porcentajes, la Dra. Amaro sitúa entre el 60% y el 70% la posible influencia de la genética sobre esa predisposición, lo que dejaría un margen de actuación (con hábitos saludables) de entre el 30 y el 40%.

Otros aspectos que pueden influir en su aparición es una mala circulación sanguínea o una tendencia a la retención de líquidos, pues ambas pueden favorecer la aparición de la celulitis e incluso dar lugar a la hinchazón y al aumento de peso.

Cómo prevenir y reducir las cartucheras

Dieta saludable bajo control médico. Lo ideal, según explica la Dra. Amaro, es eliminar los azúcares y las grasas saturadas primando en la dieta las frutas de temporada, las verduras, los alimentos ricos en fibra, las legumbres, las carnes magras, los pescados y las grasas saludables (aceite de oliva, alimentos con ácidos grasos omega 3 y aguacate).

Una correcta hidratación es fundamental. Se debe evitar el alcohol y las bebidas azucaradas. También es aconsejable evitar el consumo excesivo de café, pues abusar de él puede incrementar la retención de líquidos y favorecer la formación de celulitis.

Aumentar la actividad física y trabajar con ejercicios específicos. Desde caminar a buen ritmo hasta subir escaleras pasando por hacer sentadillas. La experta aconseja ponerse en manos de un profesional para que pueda aconsejar una rutina adecuada a la edad, condición física y posibles patologías.

– La mesoterapia puede ser un recurso útil siempre que se cuiden la alimentación y la práctica de ejercicio. Puede ayudar a mejorar la circulación de la zona y la destrucción de los adipocitos, pero se trata de un tratamiento que debe ser aplicado por un profesional, al igual que los drenajes linfáticos, unos masajes drenantes que pueden realizarse de forma manual o con aparatos y que son aconsejables en caso de que exista retención de líquidos.

 

Fuente: ABC

You may also like

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies