ENVEJECER ... ES LEY DE VIDA - metodoamaro.com

ENVEJECER … ES LEY DE VIDA

por María Amaro

Senior couple dancing on beach

Envejecer es ley de vida, es un proceso natural e irreversible que supone un lento y progresivo deterioro de nuestro cuerpo. Sin embargo, hoy día es posible retrasar este deterioro así como la aparición de las enfermedades que se relacionan con él, reactivando el potencial de salud de cada uno de nosotros. Esto es posible gracias a la medicina antienvejecimiento.

 

La medicina antienvejecimiento o antiaging

Cada vez acuden más pacientes a nuestras consultas, preocupados no sólo por su aspecto estético sino sobre todo por su salud. Su objetivo es tener una buena salud, una buena calidad de vida y mejorar física e intelectualmente. Quieren tener un control de su estado actual y una planificación del futuro de su salud.

Existe un modelo de medicina llamada antienvejecimiento o “antiaging”, cuyo objetivo es disociar la edad cronológica (edad de un individuo expresada como el periodo que ha transcurrido desde el nacimiento hasta la edad actual) de la edad biológica (definida como la edad en relación con el grado de envejecimiento; depende del estilo de vida, de la alimentación, de la actividad física, etc.), tratando de retrasar ésta última y diferenciándola de la primera.

Ralentizar el proceso de envejecimiento

La medicina antienvejecimiento es una medicina preventiva, dado que actúa antes de manifestarse la enfermedad; es funcional, puesto que intenta mejorar todas las funciones del cuerpo; y es integradora, ya que combina diferentes terapias. Estrictamente hablando, se envejece desde que se nace, pero es realmente a partir de los 30 años cuando podemos considerar que envejecemos, es decir, que se inicia ese proceso irreversible de deterioro. Por ello, la población objetivo de este tipo de medicina es aquella por encima de los 35-40 años.

La consulta de medicina antienvejecimiento: en qué consiste

Cuando nos llega un paciente a este tipo de consulta es porque quiere tomar el control no solo del presente de su vida sino de su futuro.

El primer paso es siempre un buen diagnóstico médico de la situación en la que se encuentra el paciente en el momento actual. Para ello, procedemos del siguiente modo:

  • Elaboración de una historia clínica detallada y una buena exploración física donde valorar patologías actuales y potenciales para poder anticiparnos a ellas.
  • Encuesta detallada destinada a conocer el estilo de vida del paciente: hábitos alimenticios, nivel de actividad física, estudio antropométrico y determinación de la composición corporal.
  • Analíticas de sangre y orina.
  • Marcadores tumorales si procede.
  • Estudio genético de un gran valor en medicina antienvejecimiento. Se realiza una sola vez y permiten conocer numerosos datos de tendencias de nuestro organismo.
  • Cualquier otra prueba que el paciente requiera por sus características particulares. Una vez que se tiene el diagnóstico del paciente, se idea un plan totalmente personalizado en el cual se buscan tanto las mejoras objetivas (que se valoran con controles periódicos) como las mejoras subjetivas.

Cómo es un plan antienvejecimiento

Con el plan antienvejecimiento individual y personalizado se pretende orientar al paciente sobre los cambios a introducir en su estilo de vida para recuperar y mantener sus niveles de energía y poner freno al proceso de envejecimiento. El plan puede resumirse en los siguientes puntos generales:

  1. Establecer un plan alimenticio adecuado, enseñando al paciente un estilo de alimentación sano y equilibrado en el que se seleccionan los alimentos que mejor se adaptan a las necesidades personales de cada momento (el Método Amaro es un método individualizado y personalizado que enseña al paciente hábitos alimenticios saludables).
  2.  Ejercicio físico. La actividad física es esencial para tener una buena calidad de vida. A cada paciente se le planteará, en función de sus características particulares, un plan de ejercicio físico adecuado que le ayudará a encontrarse bien tanto física como mentalment
  3.  Prevención de riesgos: en función del historial médico del paciente los tratamientos se centrarán en la prevención de los riesgos de desarrollar determinadas patologías o enfermedades asociadas a la edad
  4. Tratamiento destinados a fortalecer el sistema inmunológico del paciente. El objetivo es potenciar la salud, así que se prescribirán los tratamientos de desintoxicación que sean necesarios o los suplementos recomendados para cada caso.
  5. Terapia psicológica para el control de estrés. El cambio de estilo de vida supone en muchos casos un factor de estrés que puede requerir el apoyo psicológico para una correcta adaptación. Si es necesario, se brinda al paciente este apoyo psicológico y se hace un seguimiento individualizado.

Maria Dominguez Amaro

You may also like

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.