Cómo adelgazar de forma saludable sin dietas milagro - metodoamaro.com

Cómo adelgazar de forma saludable sin dietas milagro

por María Amaro
Periódico “El Mundo”

Cada año, son más largos. Antes, los excesos navideños se prolongaban durante tres semanas, desde Nochebuena hasta Reyes. Ahora, las comidas y cenas de empresa comienzan casi en noviembre por miedo a quedarnos sin sitio en nuestro restaurante favorito. A esto le tenemos que añadir que los centros comerciales adelantan cada vez más la venta de los productos navideños, lo cual supone una tentación.

Total que nos marcamos un mes comiendo sin control y nos plantamos el 7 de enero con una media de entre 4 y 5 kilos más.

¿Ahora que hacemos? Lo primero que no cunda el pánico. Los kilos que hemos cogido en un mes no pueden desaparecer en una semana.

La prioridad ha de ser recuperar nuestra rutina de trabajo y de dieta saludable, algo que seguramente hasta nuestro propio organismo nos estará pidiendo a gritos porque le tenemos saturado de polvorones, turrones, comidas copiosas y alcohol.

Con algo tan simple como dejar de comer productos navideños y alcohol perderemos de 2 a 3 kilos fácilmente.

¿QUÉ NO HACER?

1. DIETAS DETOX

Están de moda y nos dicen que son para depurar nuestro organismo. La realidad es que no hay ninguna necesidad real de limpiar nuestro organismo ya que no está intoxicado y, además, de eso ya se encargan nuestros riñones.

Lo más importante es mantener una alimentación saludable durante todo el año y no una depuración durante ‘x’ días.

Estos ‘recursos’ no solo no conseguirán depurarnos, ni que perdamos peso a largo plazo, sino que pueden ser peligrosos. Pueden causarnos carencias nutricionales, además de generar un estrés a nuestro organismo provocando más hambre o ansiedad. Además del posible efecto rebote, este tipo de dietas pueden conllevar un exceso de consumo de agua pudiendo causarnos problemas serios de salud.

2. DEJAR DE COMER

Otra de las ideas más habituales es empezar a saltarnos algunas o todas las comidas de los días siguientes sin seguir ningún tipo de control.

El concepto es similar al de las dietas detox: si no comemos hoy conseguiremos compensar los excesos de los días anteriores. La realidad es, si hablamos de alimentación saludable, no existe el concepto ‘compensar’. Lo único que podemos hacer es o bien modificar nuestros hábitos o bien volver a ellos si nos hemos desviado del buen camino.

No podemos perder en unos días lo que hemos ganado en semanas. Decidir saltarnos comidas sin ningún tipo de supervisión médica no solo no nos hará sentir mejor, sino que nos generará un hambre totalmente innecesaria y afectará a nuestro metabolismo y a nuestra salud El cuerpo, de repente, creerá que ha entrado en reserva de calorías y ralentizará el metabolismo.

3. DIETA DEL SIROPE DE ARCE

La dieta del sirope de arce tiene fama de ser desintoxicante y depurativa, puesto que conlleva un ayuno que contribuye a eliminar toxinas del cuerpo y, supuestamente, ayuda al aparato digestivo a regenerarse. Pero, cuidado, al igual que el resto de ‘dietas milagros, la del sirope de arce puede resultar desequilibrada y peligrosa.

El ‘truco’ radica en beber dos litros diarios de un preparado a base de: unos 150 ml de sirope de arce; zumo natural de 4 o 5 limones; agua e incluso una pizca de pimienta de cayena roja.

Evidentemente, nos encontramos ante una dieta que promete que perderemos rápidamente peso por el mero hecho de consumir endulzante natural y agua con limón, ingeridos como único alimento durante un periodo de tres días.

Obviamente, ‘alimentarse’ así propicia carencias de nutrientes esenciales, sobre todo en vitaminas y, por otro lado, no existe un aporte de grasas esencial para el buen funcionamiento de nuestro organismo.

LO QUE SÍ DEBES HACER

Si realmente te preocupa el peso que has cogido estas semanas, lo primero que tendrías que hacer es ponerte en manos de un medico especialista en nutrición que te ayude a perderlo de una manera saludable, sin estrés, sin pasar hambre y sin poner en riesgo tu salud.

Tu gran misión para este comienzo de año debería ser adoptar unos hábitos de vida saludables para evitar que el próximo 7 de enero te encuentres en la misma situación. Recuerda, tus pilares han de ser: dieta equilibrada, ejercicio y descanso.

HIDRATACIÓN

Bebe el agua necesaria. No solo nos ayuda a mantenernos hidratados, sino que colabora en la eliminación de toxinas, especialmente cuando hemos bebido alcohol, pero también cuando hemos comido en exceso. Mantenernos bien hidratados es nuestro mejor aliado en la recuperación de nuestro bienestar.

Las infusiones también pueden convertirse en tus grandes aliadas. Si no sabes por dónde empezar, toma nota:

Té azul. Es el secreto de las asiáticas para lucir una figura envidiable. Quema calorías gracias a su contenido en catequinas que influyen en la oxidación de grasas.

Té de rosa mosqueta. Sus propiedades diuréticas harán que te sientas menos inflado y más ligero.

Té de menta. Tiene propiedades diuréticas. Ayuda a los riñones a eliminar el exceso de agua y sodio.

Té verde. Es el antioxidante por excelencia, pero además ayuda a eliminar líquidos y a la luchar contra el vientre hinchado. Imprescindible para reducir centímetros de cintura y abdomen.

Té rojo. Acelera el metabolismo y quema las grasas que se hayan acumulado en estos días de excesos y comilonas. Es un potente desintoxicante que mejora el sistema inmune y ayuda a reducir el colesterol y los triglicéridos

Cola de Caballo. Es la infusión más conocida para luchar contra la retención de líquidos. Su alto poder diurético hace que haya que tener cuidado pues puede producir bajones de tensión inesperados. Tiene un alto poder saciante.

ELIGE BIEN LOS ALIMENTOS

Lo realmente importante es volver a una rutina de alimentación saludable que puedas mantener durante todo el año. En cualquier caso, hay algunas pautas que, en estas fechas, resultan especialmente útiles para recuperar la normalidad:

1. Volver a las cinco ingestas diarias, además de abandonar el exceso de alcohol poco a poco.

2. Tomar hidratos de carbono de absorción lenta, alimentos como pasta o cereales integrales, legumbres, hortalizas, algunas frutas (como fresas, cerezas o frutos rojos) y olvidarnos de los de absorción rápida (dulces, turrones, polvorones, bollería, etc).

3. Evitar las grasas, intentar no tomar demasiadas y olvidarnos especialmente de las poco saludables, como las saturadas.

4. Consumir proteínas, Es fundamental tomar pescados ricos en omega 3, como el salmón o el atún, y también blancos, ya que son hipocalóricos. Las carnes, mejor las magras como el pollo o el pavo.

5. Intensificar el consumo de verduras. Ricas en vitaminas, al tener un alto contenido en fibra ejercen un efecto saciante.

6. TOMAR LEGUMBRES. Al estar en invierno, apetece un plato de cuchara, pero hay que intentar que estos no sean demasiado contundentes. Unas lentejas con verduras no son muy calóricas y sí muy nutritivas y saciantes.

Lo más importante es ir, día a día, marcando y cumpliendo objetivos para perder esos kilos sin ansiedad, ni perjudicar la salud. Recuerda que engordar y adelgazar a las bravas supone un estrés psicológico y un ataque al cuerpo.

RECUPERAR EL PATRÓN DE SUEÑO

Otro de los efectos habituales de los excesos navideños es que el patrón de sueño se altera y nos sentimos más cansados e incluso agotados. Es importante, por ello, que hagamos uso de un buen descanso. De esta manera, ayudaremos a que el metabolismo se recupere y vuelva a su estado normal, además de facilitar la recuperación de nuestro órganos tras el importante esfuerzo de estos días.

HACER DEPORTE

O volver a practicarlo, si es que lo has dejado durante estos días. Al principio, si te sientes pesado, te costará un poco más empezar a moverte. Sin embargo, en cuanto lo hagas, empezarás a sentirte cada vez mejor. Y es que, el deporte, al contrario que las dietas milagro, sí que ayuda a encontrarse mejor y sentirse más ligero,

Para ello, hay algunos ejercicios sencillos que puedes hacer incluso en el salón de tu propia casa, como las sentadillas, las planchas abdominales, las flexiones o circuitos HIIT.

CUIDARSE TODO EL AÑO

Es muy importante que recordemos que nuestro estado de salud no lo marca lo que nos hayamos podido exceder durante las fiestas, sino todo que hagamos durante el resto del año. Por ello, de poco nos sirve que durante estos días, por encontrarnos mal, nos lancemos a hacer dietas detox si luego no vamos a cuidar nuestra alimentación.

Fuene: EL MUNDO

You may also like

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies