Alas de murciélago o brazos flácidos - metodoamaro.com

Alas de murciélago o brazos flácidos

por María Amaro

¿Has oído hablar alguna vez de las alas de murciélago?
​Quizá no te suene haberlo hecho relacionado con tu cuerpo, lo que sí es seguro es que, sobre todo a cierta edad, hayas notado que tus brazos están flácidos. Con alas de murciélago, nos estamos refiriendo al aspecto que muestran nuestros brazos cuando empiezan a perder elasticidad y se quedan flácidos, e incluso más gruesos de lo que en realidad están.

​Entre las causas más comunes y que más propician este aspecto encontramos:

  • Vida sedentaria: Cuando pasamos mucho tiempo sentados estamos expuestos a que nuestros brazos adopten una textura con más flacidez. 
  • Sobrepeso: Si poseemos unos kilos de más, la grasa sobrante de nuestro cuerpo va a hacer que la piel se estire con facilidad. 
  • Falta de tono muscular: Cuando el tejido se reblandece pierde el tono muscular, esto va a suceder a largo plazo, pero ¡hay que ser precavidos y actuar haciendo ejercicio! 
  • Los años: Con el paso de los años las células responsables de mantener nuestra piel firme se van perdiendo y esto también ayuda a esa pérdida de elasticidad. 
  • Subida y bajada de peso de manera brusca: Cuando perdemos o cogemos mucho peso de manera brusca (como puede ser un embarazo o una dieta agresiva) los brazos también sufren sus consecuencias.

Una alimentación sana y equilibrada y una rutina de ejercicios nos ayudarán a mantener unos brazos perfectos. Además, la mesoterapia es muy efectiva para minimizar estas alas de murciélago.

Rutina de ejercicios:

  • Túmbate en el suelo boca arriba con las rodillas dobladas y las plantas de los pies sobre la superficie. Coge una pesa en cada mano y extiende los brazos por encima de la cabeza. Luego dobla los brazos, baja las pesas con cuidado por detrás de la cabeza hasta la frente.
  • Otro de los ejercicios clave para mejorar y tonificar los brazos son las flexiones. Para realizar este ejercicio correctamente, debes tener la espalda recta, y bajar lentamente hasta que los codos formen un ángulo de 90 grados.
  • Ponte de pie e inclina el cuerpo a 90 grados de manera que la espalda quede paralela al suelo. A continuación hay que levantar los codos doblados más arriba que la espalda. Extiende los brazos hacia atrás sin bajar los codos. A esta actividad se le llama ejercicio de esquiar.
  • Saltar a la cuerda es un ejercicio de lo más tradicional y sencillo para tonificar los brazos. Además, todo el cuerpo se beneficiará con unos buenos saltos.

You may also like

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.